jueves, 1 de agosto de 2013

Asignaciones o designaciones



Esta entrada trata de señalar el manual del enchufado en un entorno legal presuntamente hostil a su vocación natural, que es ser designado a dedo.
Enchufarse es el rollo


Me falta mucha información, no tengo demasiados amigos en este gremio y todos son extremadamente discretos al respecto. Pero tras unos años en la docencia he podido ver algunas de sus "artes".

Lo primero, antes de nada, es meter el piececito.

Hay que tunear un proceso selectivo y eso no es nada fácil, porque el proceso suele estar (o al menos lo intenta) protegido legalmente contra trampas. Pero con amigos en los lugares adecuados todo es posible, siempre que el coladero sea discreto. Se trata de camuflarse entre los aprobados auténticos sin levantar sospechas.

Uno puede tener la suerte de tener un amigo que es presidente del tribunal nº 1. Es el que lleva la voz cantante en todos los tribunales y, oh sorpresa, es designado por la Administración, no sale de un bombo como el resto. Es decir, él mismo ya es designado a dedo y es la puertecita de los enchufados de alto standing.

Otra vía alternativa para el enchufe: como para ser tribunal de oposición uno puede postularse de modo voluntario, es posible que personas con intereses (academias, por ejemplo) lo hagan. Y me cuentan que hay quien lo consigue, aunque no tengo datos concretos. Una vez como miembro de un tribunal, hay mucha información que compartir con tus amigos opositores, muchos palos que poner en los ejes del adversario y mucha mantequilla disponible para hacer pasar al amigo por el ojal del filtro de los demás compañeros del tribunal. Hay que currárselo, pero a veces unos pocos decimales bastan.

La fase de concurso es mejor aún. La puntuación de la fase de concurso de cada opositor es publicada, pero el resto de opositores no tiene acceso fácil a comprobar la documentación para ver si el baremo de otros opositores es correcto. No parece complicado baremar generosamente a un "amigo" opositor, siempre que estés en la comisión de baremación o tengas alguna influencia sobre ella.

Una vez que el enchufado ha superado el proceso selectivo o, al menos, está en listas de interinos, viene la fase de trucar el proceso de asignación de destinos.

 En el caso de interinos, sucede que todas las vacantes nunca están disponibles en un momento dado del tiempo. Si fuese así, como los profesores están ordenados en listas según sus baremos, irían eligiendo por orden según sus preferencias y no habría nada que hacer. (Bueno, esta garantía ya se la han cargado también, porque el PP ha trucado ya el procedimiento de baremación para favorecer el enchufe que tanto ama. El porqué puede leerse aquí.). Volviendo al tema: para colocar a un amigo que está en una posición concreta de las listas, el truco es "sacar" las vacantes en el momento adecuado. Supongamos que quiero colocar a mi amigo, que ocupa, por ejemplo, la posición 10 de las listas. Pues saco la vacante justo cuando ya he asignado a los nueve profesores anteriores. Como el siguiente en la lista es el 10, ¡zas! amigo colocado en el destino de la BBC (Bueno, Bonito y al lado de Casa).



¿Como se hace para demorar la salida de la vacante? Pues imagino que colaboraría el director del centro o alguien en Recursos Humanos, no ofertando la vacante en el grupo inicial, y luego, es necesario algún amigo en el lugar donde se juntan vacante y profesor, es la persona que tiene que estar pendiente y sacarla en el momento preciso.

El año pasado vi como salieron, el mismo día, cinco asignaciones. Dos en el Área de la Capital, luego una en Madrid Este y luego dos otra vez en Madrid Capital. ¿Por qué no salieron juntas las de Madrid Capital antes o después de la del área Este como parece lógico? Curiosamente, esa plaza en zona Este fue "adjudicada" a una profesora (que conozco) que siempre es sistemáticamente agraciada con destinos en su zona, la zona Este.

Para los profesores no interinos, los que no tienen aún plaza definitiva (expectativas de destino) o han perdido su plaza (desplazados y reingresados), o incluso para los que tienen su plaza definitiva, pero no es de su agrado, hay otros mecanismos. Tienen el bonito nombre de "Comisiones de Servicio".  En principio es un mecanismo para mover personal en casos especiales. Se regula por el RD 364/1995 (Reglamento General de Ingreso del Personal al Servicio de la Administración General del Estado y de Provisión de puestos de trabajo y Promoción Profesional de los Funcionarios Civiles de la Administración General del Estado). En su art. 64 dice: “Cuando un puesto de trabajo quede vacante podrá ser cubierto, en caso de urgente e inaplazable necesidad, en comisión de servicios de carácter voluntario, con un funcionario que reúna los requisitos establecidos para su desempeño en la relación de puestos de trabajo”

El hecho es que, uno de los casos, el más claro, el de la designación por razones humanitarias no se concede, como puede leerse en el foro enlazado, donde así lo manifiestan algunos afectados. Y la concesión de Comisiones de Servicio que principalmente se da es, claro, por motivos "digitales". Además todo el procedimiento es altamente opaco en cuanto a su publicidad. La transparencia que debe ser una herramienta principal en los procedimientos administrativos por ley, brilla por su ausencia.

El problema se denunciaba ya en este enlace y, aunque la denuncia es en Cataluña, el problema es exactamente el mismo en Madrid. Lectura muy recomendable.







Que será, será

Este mes muchos lo hemos pasado barruntando cuál será nuestra ocupación docente el curso que viene (solo los que parece que podremos tener un destino, los interinos fusilados sólo se preguntan qué comerán o si comerán).

Allá en primavera escribimos nuestra carta a los reyes (magos), poniendo hasta 80 destinos por orden de preferencia e indicando qué tipo de plazas estamos dispuestos a aceptar (las hay desde jornadas reducidas, que pueden ser de un tercio incluso, hasta puestos en instituciones penitenciarias). También decimos nuestra preferencia por área territorial (Norte, Sur, Este, Oeste y Madrid Capital).

Más tarde, en función de un listado muy recortado de vacantes, se asigna presuntamente, por procedimiento informatizado, los destinos según esas preferencias. La asignación provisional en Madrid se ha publicado el 30 de Julio.

Esa provisionalidad quiere esto decir que nadie, en situación de interinidad, expectativa de destino, desplazado, reingresado, etc, sabe a día de hoy con seguridad donde prestará servicios el curso que viene. No podrá, en muchos casos, saber ni qué asignatura impartirá. Ni preparar material, en el caso de impartir alguna asignatura que nunca ha impartido. En mi especialidad, Informática, es habitual que nos asignen módulos (asignaturas en FP) que nunca antes hemos impartido.

A primeros de septiembre se publicarán (a partir del 3, dicen) las adjudicaciones definitivas de esas vacantes publicadas.

Quedan muchísimos profesores sin destino, muchos con proceso selectivo superado y derecho a plaza, porque ya no hay vacantes suficientes para todos, por los recortes. Tras los exámenes de septiembre, se terminará el periodo de matriculación, y sabremos si se necesita algún profesor más o no. Eso sucede el día 10, con el curso académico ya empezado. El 11, algunos afortunados irán a ocupar su destino sin saber qué van a impartir, sin haber preparado la docencia convenientemente y sin saber cuál será su horario ni si podrá o no conciliar vida familiar y profesional.

La historia se repite.

El adelanto paulatino que ha ideado la Administración (este curso y el anterior) de la fecha de inicio de curso, no se sabe con qué fin, hace que el curso arranque en muchos casos sin suficientes profesores. Sencillamente es imposible hacer, corregir, evaluar los exámenes de septiembre y matricular a tiempo, para saber la necesidad final en cuanto a profesorado y finalizar el proceso de adjudicación de plazas antes de ese inicio de curso. Además la Administración, parece retrasar las asignaciones lo que puede para ahorrarse unos durillos en salarios.

Otros tendrá que esperar más y hacer sustituciones de profesores en situación de baja. De centro en centro trabajando semana sí y mes no. En total precariedad. Por cierto que las sustituciones no se cubren hasta pasados 10 días de la baja, casi siempre más. Así se legisló en el RD 14/2012 de 20 de Abril, TITULO I, art 4. Los alumnos están sin profesor todo ese periodo porque la Administración así lo quiere, solo por ahorrar más en sueldos.

Otros simplemente no trabajarán.



No pasa nada. Somos los mejores profesores, elegidos de entre muchos candidatos por un mecanismo de igualdad, mérito y capacidad. Podemos con todo. Super profes.

Queridos dirigentes: seguid dificultando nuestra labor, aunque sea vuestra obligación hacer lo contrario. No podréis con nosotros.


Pero... existen unos tipos que no tienen problemas. Tienen "contactos". Son parte del problema nacional, son los enchufados. Personas que sin demostrar más que los demás saltan los mecanismos presuntamente transparentes de selección y asignación y consiguen un buen puesto al lado de casita. ¿Cómo lo hacen?¿Por qué se permite? Intentaré dar algunas pistas en la siguiente entrada.